Que revivan las parrandas

¡Asalto!  Quién, con más de 35 o 40 años, no escuchó ese tradicional grito, que lejos de inspirar temor, inundaba nuestro espíritu de alegría porque significaba que a la puerta estaba una parranda.  Todos entonábamos canciones como, “si no me dan de beber lloro…” “prendiste la luz, metiste la pata porque ahora sabemos que estás en tu casa…” “Ábreme la puerta, ábreme la puerta, que estoy en la calle, y dirá la gente, que esto es un desaire”  Por supuesto que de salida no podía faltar el clásico “vámonos, vámonos, vámonos que la parranda se acabó…”

Continue reading “Que revivan las parrandas”