La responsabilidad es de todos – Segunda Parte

Antes de entrar en el tema, aclaro que este es el segundo de una serie de escritos que publicaré, relacionados a la situación del género del bolero y los tríos en Puerto Rico y mi opinión sobre cómo podemos ayudar a cambiar ese panorama.  De modo que, si no has leído la primera parte, te invito hacerlo antes de continuar con esta lectura para que puedas seguir mi línea de pensamiento más fácilmente.

La pasada semana les adelanté que hablaría un poco sobre la importancia de separar el rezago del género versus el rezago de los tríos en la isla aun cuando están relacionados.  Debemos entender que cuando se habla de “música de tríos”, no significa que es una agrupación musical que interpreta boleros únicamente. Decir “música de tríos” es referirse a las canciones que interpreta una agrupación al estilo creado por Los Panchos de cantar a tres voces y tres guitarras; pero que no se limitan exclusivamente al género del bolero.  

Todos sabemos que los tríos cantan de forma magistral danzas, guajiras, tangos, rancheras y otros géneros.  Asimismo, lo hacen solistas de múltiples nacionalidades que han sido o son famosos por, precisamente, dedicarse a la interpretación de boleros.  Por eso, soy cuidadosa a la hora de tratar este asunto ya que es incorrecto formular que, si desapareciera el género del bolero por consiguiente también lo harán los tríos.  Sin embargo, es cierto que ambos pasan por una etapa complicada y es responsabilidad de todos salvaguardar tanto la permanencia del género como de los tríos.

Ahora bien, no podemos negar que la correlación (trío = bolero) es totalmente comprensible porque los tríos lo adoptaron con gran y continuo éxito.  Los Panchos, Los Tres Reyes y otros primerísimos tríos alrededor del mundo supieron (y aún saben) cómo cautivar con sus voces, arreglos y estilos particulares para inmortalizar hermosas composiciones. Por ello, a lo largo de la historia, han sido fuente de inspiración para que todavía hoy, sigan surgiendo tríos en Puerto Rico, España, México, Colombia, Costa Rica, Ecuador y muchos otros países. 

Entendiendo este punto, podemos comenzar a definir los esfuerzos que se pueden llevar a cabo para defender el género y también a los tríos.  No será fácil ni tampoco sucederá de la noche a la mañana, pero no debería ser una opción quedarse sin hacer nada. Hace muchos años un amigo corredor de bienes raíces me dijo: “fallarás todas aquellas que no intentes” y, desde entonces, comprendí que ciertamente fracasamos desde el momento en que no hacemos algo para tratar de cambiar las circunstancias de las cuales nos quejamos.

Además, esto no es una situación reciente ni tampoco es exclusiva de Puerto Rico. Por ejemplo, el reconocido musicólogo de Gran Canaria Maxi Rodríguez, en reacción a mi pasado escrito explicó que en España se está luchando hace mucho tiempo para promover el bolero como bien cultural de la UNESCO. Eso mis queridos amigos son palabras mayores y estoy segura de que no se darán por vencidos.  Les exhorto a que lean en la parte de comentarios lo que explicó sobre el asunto porque ofrece más detalles.  Pero lo que quiero resaltar es que no estamos luchando solos por defender el género del bolero, sino que a nivel internacional hay países haciendo lo propio.

Sin duda la actitud positiva es vital y la unidad de propósito también. Para mí se hace urgente la formación de un grupo de trabajo que represente a los tríos, músicos, compositores y seguidores.  Son dos objetivos unidos en una misma lucha ya que defendiendo al bolero protegemos a los tríos como agrupación protagónica en la interpretación del mismo, aunque canten otros géneros.  De igual manera defendiendo a los tríos protegemos al género como parte esencial en el repertorio musical de los tríos.  Recordemos que ambos fueron parte importante en una época crucial de nuestro desarrollo histórico.  Por tal razón hay que conseguir que se reconozcan y garanticen bajo el amparo de alguna ley que aluda a su valor cultural para los puertorriqueños.

En la tercera parte de esta serie de publicaciones hablaré, entre otras cosas, de lo que considero debería incluir la agenda de trabajo (del grupo que sugiero) para que de forma estratégica y organizada pueda establecer lazos de comunicación efectivos con el Gobierno, la Rama Legislativa y otros sectores económicos en Puerto Rico.

Author: tríosyboleros

Amante de la música de tríos y los boleros. Me gusta escribir poesías e historias para reflexionar. Comunicadora de profesión y con el compromiso de aportar para mantener vivo el género del bolero y la música de tríos en Puerto Rico y, a su vez, mantener contactados con esta bella música a los boricuas que viven alrededor del Mundo.

One thought on “La responsabilidad es de todos – Segunda Parte”

  1. Muy acertada y bien expuesta esta segunda exposición sobre la situación actual del binomio o mancuerna trío/bolero en el panorama musical latino. Es muy cierto lo que afirmas, si el bolero llegase a desaparecer (algo que considero bastante improbable), no tiene por qué hacerlo el formato de trío, pues son agrupaciones que también interpretan otro tipo de géneros y ritmos musicales. Pero también es cierto que casi no concebimos a un trío que no interprete boleros, salvo los argentinos, que adoptaron en su mayoría el formato de cuarteto y que suelen entonar principalmente temas folklóricos de su país. Fue el trío Los Panchos quien impuso en México primero, y después en todo el ámbito latinoamericano el bolero bailable. Sólo tuvieron que añadirle el timbal a sus grabaciones para que sonara diferente, invitando al auditorio a danzar sobre esos hermosos compases. Eran bailes “agarraditos”, los cuerpos se juntaban, se “apapachaban” y casi se podía sentir el latir del corazón de la pareja con quien te deslizabas mientras la imaginación volaba al mismo tiempo que ibas saboreando el mensaje de la canción que estabas escuchando. Todo eso cambió cuando se impusieron los nuevos ritmos anglosajones. La irrupción brutal de figuras como Elvis Presley o The beatles, separó a las parejas danzantes y el romanticismo se volvió más grotesco. Había llegado el rock and roll para intentar desplazar al bolero y a la canción romántica en general del gusto popular, y con la permisividad y pasividad de las estaciones y emisoras de radio, se consiguió el objetivo del patrón anglosajón. Hubo algunos repuntes importantes gracias a la aparición de compositores románticos, como Armando Manzanero y Juan Carlos Calderón en la década de los sesentas o cantantes de la talla de Luis Miguel en los noventas. Y aunque ya no es la música que manda como mandó en los cuarentas y cincuentas, aun no han conseguido que desaparezca. Misión nuestra, la de todos los amantes de este género es que no muera. Yo no necesitamos hacer grandes esfuerzos para conseguirlo, sólo tenemos que darlo a conocer a las generaciones que nos siguen, tan sólo haciéndoles escuchar estas dulces melodías ya será suficiente para dar a conocer lo que tanto nos gusta a nuestros descendientes. Gracias Iris Yolanda por este foro tan necesario y por tu exquisita sensibilidad a la música más hermosa de la humanidad.

    Liked by 1 person

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s