Una de las cosas que más escuchamos decir de la música de tríos es que es “música del ayer o de viejos” y sin duda la correlación tiene su explicación. La razón principal es obvia, su origen data de hace varias décadas y crecimos viendo a nuestros padres y abuelos escuchar esta música y, por ende, la asociación con el pasado y la vejez es casi instintiva.

Recuerdo que cuando laboraba en la radio yo repetía el mensaje de que la música de tríos no es música de (o para) viejos y mucho menos del ayer exclusivamente. Siempre he dicho que uno envejece y el género permanece. Fíjense que esto de no atar un género con una edad, no solo aplica a los tríos sino a todos los demás. Por ejemplo, es como si dijéramos que el “reguetón” es música de jóvenes solamente.

Cuántos adultos (de más de 40 años) he visto publicar en sus redes sociales las taquillas que compran para asistir a estos conciertos. De modo, que es una cuestión de gustos y como las opiniones, se deben respetar. En mi caso, es de conocimiento público que amo la música de tríos y los boleros. Pero también me gustan las baladas, el merengue, la ranchera y el rapero Vico C. La música es un idioma universal que puede aplicarnos en cualquier momento de nuestras vidas.

Por eso, me resulta interesante cuando salen tríos de jóvenes o solistas que reviven éxitos del pasado y los jóvenes los cantan dando por hecho que son nuevas en el pentagrama musical. Gracias a talentosos artistas como Luis Miguel, Los Tri-O y Charlie Zaa, muchos jóvenes se insertaron en la corriente musical de los tríos y el bolero al escuchar sus bellas producciones discográficas. Estos y otros artistas fueron importantes en un momento dado para dar realce al bolero y los tríos en esta generación particularmente.

En Puerto Rico lo vivimos también con el joven y polifacético cantante Manny Manuel, cuya interpretación de “Querube” (del compositor Pedro Flores) junto al Trío Los Condes es y será inolvidable. Este joven artista sorprendió por su calidad vocal y cautivó con su carisma lo que le permitió grabar exitosamente varios discos de boleros incluso con el Trío Borinquen.

Manny Manuel logró mover a la juventud a un género musical que, para muchos de ellos, hasta ese momento era desconocido. Pero, en la voz de su merenguero favorito, el asunto parecía ser diferente. Por eso es que tampoco estoy de acuerdo en postular que a los jóvenes no les gusta la música de tríos.