Los que somos comunicadores de profesión sabemos que redactamos documentos que, aunque de nuestra autoría, no hay la necesidad de crédito porque es parte intrínseca del descargue de las funciones.  Sin embargo, en la industria musical es totalmente diferente y por eso es importante que a los compositores se les dé el valor y reconocimiento que merecen.

He escuchado decir: “Al autor ya se le pagó por la canción o recibe las regalías”, (que no siempre reciben) pero el reconocimiento debería ir más allá.  Al artista que interpreta las canciones se le paga por su trabajo y talento e inclusive los asociarán con ciertas canciones a lo largo de su trayectoria estén vivos o hayan fallecido.   Felipe “La Voz” Rodríguez siempre será relacionado con “La Última Copa” de Francisco Canaro – L. Caruso; el Trío Los Condes con “Querube” de Pedro Flores; José Feliciano con “Porqué te tengo que olvidar” del también cantante Luis Ángel Márquez, entre muchos otros ejemplos que pudiera destacar.

Pedro Flores
Pedro Flores

Para nadie es un secreto que hay seguidores de artistas que hasta creen que sus ídolos fueron los que escribieron las canciones que cantan y por eso escuchamos (por ejemplo) decir de forma automática: “La Media Vuelta” de Luis Miguel” en vez de “La Media Vuelta” que interpreta Luis Miguel”.  Claro, hay muchas ocasiones en que el propio cantante es el autor de la mayoría de sus canciones como el mexicano Marco Antonio Solís o el puertorriqueño Lou Briel cuya canción “Yo Puedo” será siempre ícono en la trayectoria de este polifacético artista.

luz_celenia_tirado_archivo_fncp     crop_capture_17.jpg   10021902_KH45EF90PU44

(En las fotos: Luz Celenia Tirado, Lou Briel y Sylvia Rexach)

Pero mi punto es, que el cantante le da sentimiento, color y hasta su propio estilo a la canción, pero en el origen hubo una persona cuya musa que se transformó en una letra o poesía que fue arropada de melodía a través de un arreglo musical y expuesta a través del que interpreta.  Incluso hasta si se trata de una pieza instrumental.  Pero toda canción comienza (como saben mis lectores que siempre señalo) con una historia detrás de ella misma.  A veces vivida por el propio autor, a veces de la experiencia de otros y los temas de inspiración han demostrado que pueden ser tan variados como la cantidad de ofertas musicales que existen hoy día.

Debo destacar que, en mi opinión, la relación autor-cantante es única y mágica.  Porque si bien es cierto que en este escrito quiero resaltar el valor del que compone, no es menos cierto que quien la interpreta es quien le da vida a esa composición y un lugar en el pentagrama musical.  Por eso, en televisión, por ejemplo, también deberían poner siempre en pantalla el nombre del autor junto al título y el artista o agrupación que se va a presentar.  Me alegra cuando estoy en alguna actividad y el artista se toma el tiempo de mencionar el autor de la canción cuando pausan para hablar con la audiencia.  Claro, también es comprensible que por el formato o el tiempo del espectáculo no siempre se pueda resaltar a los autores de cada canción.

ph100623benito
Benito de Jesús

Sempre trato de mencionar los autores cuando hago referencia a una canción en mis escritos y en la medida de lo posible hasta en las entrevistas.  Aunque confieso que hay ocasiones en las que se me ha hecho difícil encontrar los autores.  Algunos artistas saben que hasta les escribo preguntando para que me digan el autor de alguna canción que ellos han grabado, porque siento que es una responsabilidad dar el crédito correspondiente. Es otra forma de honrar su legado y obviamente, conforme aplique, también cumplir con las regalías.

La isla tiene muchos compositores con una trayectoria destacada a nivel local e internacional por lo que es una pena que no se hable mucho sobre ellos en las escuelas.  Estoy segura de que muchos artistas estarían dispuestos a visitar escuelas e interpretar canciones de autores de nuestro país para que los alumnos tengan una experiencia directa y, quién sabe, hasta despertar en ellos la curiosidad por el maravilloso mundo de la composición. 

untitled
Myrta Silva

Deseo que podamos aportar más para que nazca una nueva ola de autores que puedan (en todos los géneros) plasmar sentimientos, sueños y, por qué no decirlo, hasta ideales que forman parte de la propia expresión de los pueblos para reflejar su realidad a lo largo de la historia.